Acogida
ACTUALIDAD

Français | English | Español
Identifíquese

"Justos en medio de las naciones"


Domingo, 25 de septiembre, las Hijas del Espíritu Santo estaban invitadas por el Consejo municipal del Cellier, comuna del oeste de Francia, cerca de Nantes, a participar a una emocionante ceremonia: un representante de la Embajada de Israël, entregaba la medalla y el diploma de "Justos en medio de las naciones", la más alta distinción del Estado de Israël, a cuatro miembros de una familia de la comuna cuyo trés fallecidos.

De 1942 a 1944, con peligro por su vida, los miembros de la familia Guilbaud habían acogido a Monique Covrigaru, una niña judía de 5 años. Ella fue escolarizada, con una discreción absoluta, en una escuela bajo la dirección de la las Hijas del Espíritu Santo, en esta época (1829-1957). Los dos años pasados en Cellier fueron años de felicidad, tanto por la niña como para las dos hijas de la familia Guilbaud, Yvette, 16 años y sobre todo, Madeleine, 19 años, " la segunda mama " de Monique. Después de la guerra, Monique regresó donde sus padres, en Israël, y después partió por los Estados Unidos donde se casó con Mr Ritter. Y es de Houston (USA) acompañada de su hijo, de su nuera y de su nieta, que llegó para esta ceremonia. Monique es ahora abuela. Es con mucha emoción que re-encontró  Yvette, 90 años, último testigo de la familia Guilbaud al momento de este terrible épisodio de la historia.

Todas las palabras oficiales han valorizado la humildad y el coraje de esta familia. "Estas personas sencillas, que un día escucharon su corazón y su conciencia y escogieron ayudar a esta niña judía, con peligro por su vida, son el orgullo de nuestro pais" De todas las bocas volvían las palabras: compasión, generosidad, modestia. Todas dijieron la importancia de guardar memoria para aclarar nuestro futuro. La participación del Acalde de la comuna alemana, hermanada con El Cellier, decía con eso que este hermanamiento había logrado su meta: la reconciliación. "La familia Guilbaud merece nuestro homenaje por el respeto, la tolerancia, el coraje cuyo dió prueba, no habrá paz hoy en el mundo sin tales personas",  dijó. Un músico, los niños de una escuela y un corro estaban asociados a esta ceremonia que se terminó por los himnos nacionales de Israël y de Francia.

En cuanto a nosotras, agradecemos calurosamente al señor Fernand Boursier, dinámico secretario de la Asociación "Historia y patrimonio del Cellier" que después nos hizo visitar el lugar donde las hermanas vivieron, enseñaron, atendieron a los enfermos, rezaron con el pueblo de esta magnífica orilla de La Loire (rio).

Hermanas Anne Arzur, Annick Le Thiec, Pricilla Madumere, y Anne Marie Foucher. Publicado el 29/09/2016

Las fotos: 1- Monique y Yvette. 2-  Las autoridades y las familias. 3- Señor Ferdinand Boursier. 4- Monique y Hna Anne Marie. 5- Hna Anne et Annick y las ex-alumnas. 6- Hnas Pricilla y las ex-alumnas del Cellier. 7- La casa y la escuela de las HES del Cellier.

 

 



Filles du Saint-Esprit 15 bd. Sebastopol 35101 Rennes Cedex 2 France

SP : Mentions legales popup