Acogida
Justicia y Solidaridad

Français | English | Español
Identifíquese

Acogida de una familia iraquí en Poligny


Durante muchos meses, un equipo en Poligny -ciudad en la región del Jura en el este de Francia donde hay una comunidad de Hijas del Espíritu Santo- ha estado preparando meticulosamente la llegada en Francia de una familia de refugiados. Esta familia de cristianos iraquíes, refugiados en el Líbano durante más de 7 años, se esperaba en el marco de los Corredores Humanitarios. (Los Corredores Humanitarios -o corredores- nacieron en Italia en 2015, como reacción al creciente número de náufragos en el mar Mediterráneo. Además de Italia, Francia, Bélgica y el Principado de Andorra han establecido tales operaciones. Son canales legales y seguros para la migración utilizando la legislación existente y permitiendo que los más vulnerables hagan uso de ellos).

La familia llegó al aeropuerto de Roissy (Francia) el sábado 17 de octubre: Roni, el padre, Hamsa, la madre y Elia, su hijo de 10 años, se encuentran entre las últimas familias acogidas en Francia en virtud del protocolo firmado en marzo de 2017 entre el Estado francés y las Iglesias católicas y protestantes. Esta llegada marcó el final de este prot+colo que permitió acoger a 500 personas en Francia y el comienzo de un nuevo que nos permitirá acoger a 300 personas.

La familia fue recibida por una delegación de Jura de 4 personas incluyendo un traductor. En la mañana y la tarde del domingo 18 de octubre se dedicaron a visitar varios lugares emblemáticos de París: el Sacré-Coeur de Montmartre con la misa celebrada por el 101º aniversario de la dedicación de esta basílica, el Trocadero con el Parvis des droits de l'Homme, (derechos humanos) la Torre Eiffel, los Campos Elíseos...

Al final del día domingo, la familia descubrió el apartamento de Poligny, que ahora iba a ser suyo. Este apartamento, puesto a disposición por la ciudad, fue preparado con gran cuidado por un equipo. Debido a las medidas sanitarias relacionadas con la pandemia de Covid-19, la familia fue confinada allí durante una semana. Después de este período, se iniciaron los diversos procedimientos administrativos así como las primeras reuniones con los miembros del colectivo que habían preparado su llegada. La creación del programa de aprendizaje de la lengua francesa, del que soy miembro, podrá así comenzar. Son momentos claves para la integración y la autonomía de esta familia, que esperamos conseguir en los próximos 18 meses.

Y como esta acogida y acompañamiento son sólo la simple puesta en práctica del servicio del hermano, uno puede solamente sentirse conmovido por el deseo de Roni para el equipo de voluntarios: "Sólo espero que estemos a la altura de sus expectativas". ¡Que esté seguro de eso! Su llegada es ya para todos un signo de fraternidad vivida, cuya urgencia acaba de recordar el Papa Francisco en su última encíclica "Fratelli tutti" (Todos hermanos).

Michelle Guyon, FSE. De un artículo de Bertane Poitou, encargado de las comunicaciones de la parroquia de Poligny. Publicado el 28 de octubre de 2020



Filles du Saint-Esprit 15 bd. Sebastopol 35101 Rennes Cedex 2 France

SP : Mentions legales popup