Acogida
Justicia y Solidaridad

Français | English | Español
Identifíquese

"Dignidad en el cementerio"


Hace unos años, un amigo de la calle fue chocado cuando fue a reconocer a B. un amigo que había muerto en la calle y cuyo cuerpo descansaba en la funeraria de la ciudad, cerca del cementerio del Este en Rennes. Francia. Ningún aseo mortuario, lo han dejado con la ropa sucia. Está solo, muerto del gasto de los años que han jalonado las calles de Rennes llevando miseria,discreción y soledad.

Este encuentro con los muertos, con la muerte, provocó malestar, indignación y generó en 1998 un colectivo para que cada muerto, sin título, ni marca de afecto, a menudo sin vínculo familiar, encuentre o recupere una dignidad en el cementerio, de ahí el nombre de "cementerio de la dignidad". Con la ayuda del CLCV (Consumo, Vivienda y Entorno de Vida), se establecieron contactos con las parroquias, las funerarias y la ciudad de Rennes para tener en cuenta a las personas de la calle. Los primeros resultados fueron modestos pero alentadores.

A continuación, se realizó una encuesta complementaria con los centros de acogida, la Seguridad Social, la DDASS (Dirección Departamental de Asuntos Sanitarios y Sociales), etc. En las respuestas de los habitantes de la calle destaca sobre todo el respeto a los muertos y a los vivos, la dignidad de cada persona y el rechazo a ser identificado con un número: "Odio ver esta pequeña tumba de tierra derrumbarse con la lluvia", dice J., "es como si nunca hubieras existido". Se firmaron acuerdos de respeto y dignidad.

A partir de ahora, se hace una losa, una tumba por persona con una cruz de madera y flores, un toque de cortesía si no de elegancia, una "despedida" viva y unificadora que calmará el espíritu de los vivos. La cruz de madera lleva el nombre y los apellidos, y las fechas de nacimiento y muerte del fallecido. Es unificador, porque la responsabilidad del funeral recae en los municipios que lo deseen; se ha construido una carta territorial firmada desde 2018 por una treintena de municipios.

Sobre la tumba: una copa, un objeto que une, un símbolo del vínculo que relega al olvido la "plaza" de los indigentes, ese "espacio" reservado a los que no tienen nombre, a los que no tienen familia, una copa que sustituye la nada de la existencia de esas personas que no tenían nada. Se acabó la "plaza" de los pobres, para que sus tumbas puedan estar junto a las de la gente corriente, identificada, rica con sus familias.

El colectivo de Rennes lleva casi un cuarto de siglo trabajando. Está formado por personas sin hogar o que lo han sido, pero que se encuentran en una situación muy precaria. Estas personas del colectivo, llamado "6 rue de l'Hôtel-Dieu", cuentan con el apoyo de un equipo formado por Jean-Claude y Pierre, que fueron sacerdotes en activo durante mucho tiempo, Eliane, una Hija del Espíritu Santo, y otros voluntarios afectados por la situación de las personas de la calle fallecidas y que quieren acompañar y apoyar las acciones.

"6 rue de l'Hôtel-Dieu" es un espacio de encuentros, intercambios e iniciativas puesto a disposición del colectivo por la diócesis. Allí, el colectivo, el equipo, la policía, las autoridades municipales y funerarias se reúnen para iniciar las gestiones necesarias para reconocer a los hombres y mujeres caídos, que se han dormido de por vida: a veces se tarda un año en establecer una identidad, en encontrar familiares que acepten o no honrar su muerte....

Cada semana se colocan flores delante de las tumbas, flores recogidas en uno de los jardines de la ciudad que mantiene este pequeño mundo de "dignidad de cementerio". El símbolo de todos, la Place de la mairie de Rennes: una composición de la flor de la dignidad, una flor hecha de adornos naturales (flor, hoja, castaña). Una flor efímera, como un mandala* para el espíritu del difunto, como una resonancia que nos recuerda que todo individuo tiene derecho a la vida pero también a la muerte con el mayor respeto. Treinta y dos personas, principalmente hombres y mujeres de entre 40 y 60 años, fueron enterradas en 2019 y 2020.

En los departamentos del oeste de Francia, en la región de Bretaña -Ille-et-Vilaine, Morbihan, Côtes-d'Armor y próximamente Finistère- se han firmado una treintena de cartas con los ayuntamientos para identificar a los muertos en la calle o en situación de extrema pobreza, sin más lazos ni vínculos que su vecindad o sus compañeros de vagabundeo.

Justo antes de la fiesta de Todos los Santos, se rinde un homenaje a estas personas para que todos puedan enriquecer con su presencia este gesto de comunión y solidaridad humana.

Eliane Nicol y la comunidad de Rennes - ¡asistida en la redacción por otra voluntaria!
Publicado el 12 de noviembre de 2021

* Mandala: dibujo circular organizado en torno a un centro que se abre al infinito, practicado en todas las civilizaciones porque, tanto en Oriente como en Occidente, el círculo es el símbolo de la vida.

 

 



Filles du Saint-Esprit 15 bd. Sebastopol 35101 Rennes Cedex 2 France

SP : Mentions legales popup