Acogida
EN FAMILIA INTERNACIONAL Hijas del Espíritu Santo Noticias de la Familia

Fran�ais | English | Espa�ol
Identifíquese

La Tierra y los vecinos


Soy una "Laica Consagrada de la Congregación de las Hijas del Espíritu Santo".. Después de haber vivido mi vida profesional en Brest, una ciudad de Bretaña, Francia, estoy jubilado desde hace 4 años en un pueblo de Plougastel-Daoulas -cerca de Brest-. Tengo un pequeño departamento estudio, pero un gran jardín. Una vida muy ordinaria, insertada en un pueblo... Te propongo compartir una experiencia en torno a mi jardín, un jardín que trabajo en el espíritu de 'Laudato Si'.

Un hito: la apertura del "Jardín al natural" en junio de 2019, con una demostración de cómo hacer un huerto con "lasaña" *. De 250 a 300 visitantes. ¡Todos los vecinos de la primera fila! ¡Fue un gran evento en el pueblo! Desde entonces, algunos vecinos se han dedicado a la permacultura. Y se ha creado una profunda red de vecinos a través de la ayuda mutua, la puesta en común de experiencias y consejos, el intercambio de esquejes, semillas y cosechas (flores, frutas, verduras, etc.)

Lo increíble se experimenta sencillamente a diario. Los vecinos se ofrecen a segar su jardín para hacer mantillo. "¡Ya no es necesario ir al centro de eliminación de residuos!" Jean Jacques, que acaba de triturar algunos árboles viejos, ofrece el material triturado. Yvon viene regularmente a aserrar madera de paletas para la calefacción. Catherine y François vienen con sus nietos a ver las gallinas y hacemos un trueque. Baptiste, al saber que había pulgones en el invernadero, habla de ello en su clase de 5º curso y, con la profesora, ¡prepara un cultivo de larvas de mariquita! En primavera, Anne Marie recoge los pedidos de plantas que no podemos producir. Jean-Yves, a través de sus contactos, proporciona cartón para abrigar el suelo, en invierno. Con Noël e Yvon ponemos un límite al número de jabalíes: ¡hay que proteger los cultivos, los sapos y las salamandras del jardín! ¡Y qué decir de compartir las verduras y las frutas a la hora de recogerlas!

Siempre he amado la tierra. La veo como la preciosa cuna de los seres vivos, lo inesperado lleno de promesas. Se nos la confía, ella acoge el presente, nos envía mensajes, nos corresponde observarla y escucharla. Esto me da la sensación de pertenecer a la creación, con todos los seres vivos, y de profundizar en mi el sentido de la belleza.

Lo que vivo en esta experiencia de cercanía, a la luz de Laudato Si, es renovador para mi vocación. Esta interdependencia me hace tomar consciente de que todo está unido "por un tierno afecto divino", como dice el Papa Francisco. La relación está en el corazón de mi vida. Me invita a salir al campo, a atreverme a conocer a la gente, a vivir el sabor del encuentro. Las relaciones se tejen. No somos sólo "vecinos" que cuidan la tierra. Se comparten alegrías y preocupaciones. Estos vínculos pueden llegar hasta compartir la fe: reconocer al Dios del Amor que está cerca...
Mi vida está pensada en términos de presencia y de compartir, no en términos de utilidad. Esta vida de cercanía, de gratuidad, de sobriedad, está bien en línea con la "ecología integral". ¿No coincide esta sencillez de la vida cotidiana con la vida oculta de Jesús en Nazaret?

Es en esta vida cotidiana donde vivo mi consagración. Tengo que estar vigilante, en alerta, y hacer comunidad de una manera diferente: "La iglesia al aire libre". Mi pobreza se convierte en una ofrenda y mi celibato, esta carencia que nadie puede llenar, ¿no es un camino que puede fortalecer "el gusto por el otro"? (Elena Lasida) y llevar a Dios? La felicidad de estos encuentros me llena de alegría y se convierte en mi oración, un poco como "la vida oculta en Dios" de la que habla San Pablo.

Toda esta experiencia está en consonancia con lo que piden nuestros estatutos de la Rama Secular: "Consagrados a Dios en las condiciones ordinarias de la vida...", "acogiendo a cada persona, a cada criatura y a la misma creación como don de un Dios amoroso...", "participamos en la misión de la Iglesia en el mundo con una presencia sencilla y discreta, buscando responder con audacia a las llamadas del Espíritu en los lugares donde vivimos." ...

Testimonio de Marité Normand - laica consagrada, Rama Secular FSE- Publicado el 15 Mayo 2022 

* El jardín de la lasaña. Como su nombre indica, el principio del jardín de lasaña es el mismo que el del plano: se alternan diferentes capas de material,
- Residuos verdes: se utilizan para incorporar nitrógeno a la lasaña. Esto incluye los residuos de cocina, los recortes de hierba, los posos de café, el estiércol... 
- Residuos marrones: se utilizan para añadir carbono a la lasaña: hojas muertas, serrín, astillas de madera, ramitas, paja...

 

 


 



Filles du Saint-Esprit 15 bd. Sebastopol 35101 Rennes Cedex 2 France

SP : Mentions legales popup